“Siete años de lucha por la igualdad en el cine andaluz estaban en los posos del café. Nadie habría podido adelantar lo que nos vendría encima”. Ana Rosa Diego, presidenta de AAMMA, nos revela los inicios de la Asociación de Mujeres del Audiovisual Andaluz

Ana Rosa Diego
7 Nov 2019
Ana Rosa Diego

Fue en la primavera de 2012. En el salón de mi casa en Sevilla un pequeño grupo de compañeras del cine y el audiovisual nos tomábamos el café que, 7 años después, nos traería hasta aquí. Hasta estas líneas. Aunque unas pocas nos reconocíamos en el activismo, en aquel salón admitimos que no teníamos ni idea de cómo lo íbamos a hacer sin apenas experiencia en el tejido asociativo. “Porque nosotras sabemos de producción, de guion y de rodajes.  Sabemos de todo a todas horas, pero de crear una asociación…”.

Pero el tiempo pasaba y nada cambiaba para nosotras, que queríamos cambiarlo todo. De ahí nació AAMMA, de esa certeza de querer cambiarlo todo y desde este Sur. Desde la certeza de que empujar las pesadas estructuras de la industria y las instituciones culturales era tarea de todas las profesionales del cine y el audiovisual andaluz.

Transversal, la palabra comodín

Empezamos por una revisión de las consejerías de la Junta implicadas en el sector. “¿Y se supone que tienen unidades de género? ¿Y Canal Sur? Pero si los contenidos no representan de verdad a andaluzas y andaluces…”. Nos lanzamos a solicitar las primeras reuniones y a esperar -hemos sabido esperar mucho y pacientemente- para luego escuchar lo que, como un eco amplificado, no hemos dejado de escuchar durante estos 7 años. Aun hoy. “Sí, claro, eso lo tenemos siempre en cuenta. Es transversal”.

La palabra comodín. Transversal. ¿Pero cómo? ¿Dónde están las políticas concretas de igualdad? ¿Dónde las medidas de acción positiva para equilibrar nuestra ausencia en la dirección, en el ámbito técnico, en la generación de los contenidos? Lo mejor de aquellas primeras reuniones vino de un directivo de Canal Sur, que textualmente y con una pasmosa seguridad afirmó: “Nosotros aplicamos la perspectiva de género transversalmente. En toda la programación. Por eso no nos hace falta ningún programa específico sobre igualdad”. Silencio.

Dar prioridad a las políticas de género en los contenidos audiovisuales es la pedagogía más eficaz para hacer que la prevención llegue a toda la sociedad andaluza

Y mientras nosotras insistíamos, ellos se escudaban en más excusas y justificaciones de manual. Muchos peros, pocas cosas concretas, más tiempos de espera. En cada encuentro, en cada espacio, nuestro objetivo fue hacerles entender que dar prioridad a las políticas de género en los contenidos audiovisuales es la pedagogía más eficaz para hacer que la prevención llegue a toda la sociedad andaluza. Aún hoy tenemos que explicarlo.

Medidas de acción positiva

¿Y los productores? Sí, LOS productores. Entre ellos, sólo dos o tres mujeres. Discusiones y largo tiempo de debate para poder partir de un punto común, lo que nos sorprendió muchísimo. Siempre habíamos apoyado la lucha desde las asociaciones de productores andaluces, pero ahora que se trataba de nosotras, ¿dónde estaban ellos? “Yo no soy machista, pero eso de las medidas de acción positiva ¿no es anticonstitucional?”. Y vuelta a hacer pedagogía y vuelta a enseñarles los datos, que no engañan y son los que son. Pero compañeros cómplices y solidarios también encontramos. Ellos saben muy bien quiénes son. ¡Menos mal que existís, compañeros! Gracias.

“Yo no soy machista, pero eso de las medidas de acción positiva ¿no es anticonstitucional?”

Así que nosotras a lo nuestro. “Vamos al lío compañeras”, a visibilizar a las creadoras y sus obras, a organizar actividades en todos los festivales andaluces: Sevilla, Alcances, Málaga, Huelva, Jaén, Almería… A coordinarnos con las universidades, con otras asociaciones, con la Fundación SGAE, con el Instituto Andaluz de la Mujer… ¡A crecer! Porque cada día que pasa somos más. Hoy, 120.

Y en este camino, el entonces Gobierno andaluz inicia un proceso participativo para la redacción de una Ley Andaluza del Cine y del Audiovisual. Lo vimos claro: ahí estaba el trabajo prioritario. Nos metimos de cabeza en el proceso, exigimos estar presentes y con voz propia -ésa que tantas veces nos han hurtado- en todas las reuniones de “expertos”. Porque os aseguramos que eran todo expertos. Ahora queda la concreción de las bases reguladoras y la estrategia para que estas leyes se cumplan. Ahí volveremos a estar, velando para no dar ni un paso atrás.

Acciones más que palabras

En estos 7 años hemos reclamado con urgencia acciones más que palabras, porque las creadoras y sus obras -también de las técnicas- es de una alarmante infrarrepresentación. Este desequilibrio afecta gravemente a los contenidos producidos, marcados por modelos sociales distorsionados y la ausencia de referentes femeninos positivos. Marcados muchas veces por la normalización de la violencia de género.

“¿En qué papel están representadas las mujeres en las historias que contáis? ¿Son esas realmente las mujeres que conocéis? ¿Con las que compartís la vida? ¿Protagonizamos en igualdad en vuestro guion la aventura de vivir? ¿Dónde están las mujeres de más de 40 años? ¿Cuál es el reparto de los fondos públicos para la producción? ¿Qué formación en género tienen programadores y directores de antena? ¿Y los directores de festivales?”, preguntamos en el Parlamento andaluz. En todas estas preguntas podríamos encontrar muchas respuestas a los porqués de la violencia machista.

Somos el 65% de quienes se licencian en audiovisuales, pero ocupamos menos del 7% de los puestos de decisión

Somos el 65% de quienes se licencian en los estudios audiovisuales en las universidades andaluzas y, sin embargo, ocupamos aún menos del 7% de los puestos de decisión creativa o técnica. Necesitamos más mujeres directoras, guionistas, productoras, sonidistas, compositoras, animadoras… Necesitamos más compañeros formados y conscientes de la importancia de la igualdad en todo lo que producimos y contamos. Las mujeres ya estamos luchando para poder contar nuestras historias y abrir el espacio creativo. Queremos compartir el relato social y nuestra visión del mundo. Como mínimo, el 50% que nos corresponde.

A pesar de todo lo descrito, aún nos siguen espetando: “¿Pero por qué os empeñáis si en nuestro país ya existe la igualdad?”. Que por qué hacen falta políticas de igualdad, que por qué somos feministas, que por qué dale que dale con el género y la desigualdad. Que por qué. Ojalá poner punto y final a esa letanía de preguntas. Ojalá poder concentrarnos, por fin, sólo en contar historias, arropadas por una industria cinematográfica y audiovisual potente y sólida para el futuro de Andalucía. Más igualitaria. Más justa.


2 comentarios sobre “El relato de AAMMA

  1. Yo misma pertenezco a AAMMA, pero tú trabajo el de todas en la junta directiva y las que sois motor de la asociación es admirable y muy muy de agradecer. Vivimos momentos delicados donde el espejismo de la igualdad nos sobrevuela mientras seguimos con la espalda cargada de “cuidados” tirando pa’lante con todo lo que podemos como podemos. Es momento de luchar por la corresponsabilidad y por nuestros propios deseos. Enhorabuena!

  2. El asociacionismo de mujeres es imprescindible en la sociedad civil organizada porque como decía Hannah Arendt “el poder no es individual sino poder de grupo” . Desde las sufragistas hasta hoy todo lo que hemos avanzado en derechos las mujeres, ha sido gracias a las reivindicaciones de los colectivos que lucharon y siguen luchando por la justicia y la igualdad de género. A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *