'El reino'
Marta Jiménez
Marta Jiménez

Título original: El reino
Duración: 122 minutos
Nacionalidad: España
Dirección: Rodrigo Sorogoyen
Guión: Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen
Fotografía: Álex de Pablo
Montaje: Alberto del Campo
Música: Olivier Arson
Intérpretes protagonistas: Antonio de la Torre, Josep Maria Pou, Nacho Fresneda, Ana Wagener, Mónica López, Bárbara Lennie, Luis Zahera, Francisco Reyes, María de Nati, Paco Revilla, Sonia Almarcha, David Lorente, Andrés Lima, Óscar de la Fuente, Laia Manzanares

Antonio de la Torre en 'El reino'Antonio de la Torre en ‘El reino’

“Hay amigos íntimos, amigos, conocidos, adversarios, enemigos, enemigos mortales y… compañeros de partido”. La memorable frase es de Giulio Andreotti, el político demócrata cristiano que estuvo en el centro de la política italiana durante la segunda mitad del siglo XX y al que Paolo Sorrentino retrató en Il Divo. Una película que en 2003 nos puso un espejo que reflejaba la “italianización” que empezaba a sufrir la política española, salvando las escasas distancias.

Entre las imágenes que nos devolvía aquel filme estaba la del enorme poder que manejan los partidos políticos y lo fácil que resulta que las estructuras de algunos de ellos se conviertan en bandas mafiosas pobladas de bandidos, más que en servidores públicos y guardianes de la Democracia. Y es ahí donde emergen los “compañeros de partido” que citaba Andreotti como las ratas que abandonan el barco que se hunde o a un compañero que muere políticamente. Justo lo que retrata El Reino.

¿Una película que no es de festival?

La película estrenada el viernes, dirigida por Rodrigo Sorogoyen y coescrita con Isabel Peña, concursó hace una semana en el Festival de San Sebastián, donde tuvo una estupenda acogida. Sin embargo, algunas voces se alzaron con aquello de que no era “una película de festival”. Quien esto escribe no tiene la menor idea de qué se considera una película de festival: ¿La que no se sale de los reductos cinéfilos ombliguistas? ¿Aquella obra que solo puede apelar al intelecto de una élite? ¿La que solo tiene formas experimentales? ¿La que si gusta, malo?

Sea cual sea la respuesta a semejante boutade, porque si algo brilla en los festivales es su diversidad, resulta curioso cómo en estos discursos sobre lo que debe o no debe proyectarse en un festival, sobre lo que tiene o no tiene calidad, en el 99% de los casos impere la forma y no el fondo. Y hay temas y temas.

No era fácil abordar el asunto de la corrupción en una película española caiga quien caiga y disparando a todo: a medios y a silencios cómplices. Era muy difícil que una todopoderosa televisión pusiera dinero y diera libertad creativa a un realizador para llegar al fondo de la cuestión y filmar las cloacas de nuestra democracia, pero no se sabe muy bien cómo, Sorogoyen lo ha conseguido.

Antonio de la Torre en ‘El reino’.

Su forma de contar tiene electricidad, música a lo Trainspotting y planos secuencia que crean adicción a la pantalla. Una historia que huele a muchos de los casos conocidos: Gürtel, Lezo, Eres, Noos, Pujol o Malaya, con la inteligencia de no nombrar ni uno. La elegancia de no dar nombres para que el espectador relacione según su nivel de información. Porque el director ha querido ir más allá de retratar un caso concreto para mostrar la podredumbre del sistema.

‘El reino’: Un guión bien armado

El Reino no hubiera conseguido lo que se propone sin un guión bien armado, pero, sobre todo, sin un reparto sencillamente espectacular. Ana Wagener, Bárbara Lennie y Luis Zahera tienen escenas difícilmente olvidables y Antonio de la Torre vuelve a mostrar la fuerza de la naturaleza actoral que posee.

Su personaje caído, un secretario de partido que intenta sobrevivir, y al que defiende como actor con todas sus fuerzas, crea la empatía con el espectador que el director buscaba y entra en la galería de ilustres del cine español.

¿Y los ciudadanos? ¿En qué lugar quedamos? Si ver tanta miseria moral nos hace mirar al interior al salir del cine con algún gramo de pensamiento crítico, eso que habremos ganado. Porque si algo es la Democracia es que es un gran engranaje.


Un comentario sobre “‘El reino’: Dios te guarde de los compañeros de partido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *