Ignacio Gutiérrez Torrejón
26 Feb 2019 - Ignacio Gutiérrez Torrejón

Javier Barbero dirige ‘Los ojos de Érebo’, una historia sobre el poder las compañías eléctricas desde el punto de vista de la pobreza y la soledad de la vejez

En los informativos dieron la noticia de la muerte de una anciana porque una vela había incendiado el colchón donde dormía. Días antes la compañía eléctrica le había cortado la luz. Esta noticia generó una reflexión de la que partió la idea para el proyecto de cortometraje Los ojos de Érebo de Javier Barbero, una historia sobre el poder las compañías eléctricas desde el punto de vista de la pobreza y la soledad de la vejez, que en estos momentos está en proceso de desarrollo con su productora Fourminds.

“En un mundo falto de valores espirituales”, comenta Barbero, “Los ojos de Érebo pretende ser una historia de nueve minutos que despierte conciencias planteando algunas preguntas trascendentales a un público joven y adulto”. Los ojos de Érebo se rodará en 2019 con Kiti Mánver como protagonista.

El cortometraje trata sobre “una persona normal, que sigue amando, que recuerda sus buenos y malos momentos, que teme a la muerte con toda su alma, pero vive sin electricidad en plena oscuridad” según aclara el director. Esta situación representa “la falta de ética de la sociedad”.

Para preparar el cortometraje, Barbero pasó tiempo con ancianos y ancianas que ya no tenían a nadie con quien charlar. “Allí conocí a Juan”, cuenta el director, “un camionero que tenía Alzheimer pero que en momentos de lucidez, recordaba sus paseos en camión recorriendo España, desde Asturias a Granada”. Toda esta experiencia sirvió para empezar a escribir “con la máxima sensibilidad posible” la historia de Los ojos de Érebo.

“El cortometraje Los ojos de Érebo es la noticia que no volví a ver sobre el caso de la anciana, Rosa Pitarch, que murió sola en su casa al incendiarse la vela mientras dormía”, matiza Barbero.

Javier Barbero  ganó el premio a mejor proyecto del año con su primer cortometraje, Fútbol 112 de año 2015. Con su segundo cortometraje Alfil Rojo, escrito, grabado y editado en siete días gana cinco premios entre los que se incluye Mejor Cortometraje y Mejor Director. Al mismo tiempo ha desarrollado su carrera como auxiliar de cámara en largometrajes rodados entre Almería y Sevilla de directores como Jesús Ponce, Juan Miguel del Castillo o Ismael Morillo.

En el año 2016 crea junto a dos socios la productora audiovisual Fourminds con la que escribe y dirige spots para clientes de Alemania, Países Bajos o México. Actualmente está escribiendo su primer largometraje, mientras produce con Fourminds el cortometraje Los ojos de Érebo.


Un comentario sobre “‘Los ojos de Érebo’: el poder de las eléctricas frente a la soledad de la vejez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *