La 41ª edición del Festival Internacional de Cortometrajes de San Roque, que se celebra del 8 al 15 de junio, guarda un sitio de honor para los cortometrajes realizados y producidos en Cádiz en los dos últimos años. La comedia gaditana pisa fuerte en un monográfico integrado por doce títulos

Mª Angeles Robles
8 Jun 2019
Mª Angeles Robles

El Festival Internacional de Cortometrajes de San Roque ha reservado este año un lugar muy especial dentro de su nutrida programación para mostrar el trabajo que realizadores y productoras gaditanas han llevado a cabo en el ámbito del cortometraje durante los últimos dos años. Doce títulos integran la programación del monográfico Realizaciones Gaditanas que se podrá disfrutar el 13 de junio en el teatro Juan Luis Galiardo, sede de la muestra.

David Sánchez, miembro de la escuela de cine campogibraltareña Enfoca, que se encarga de la organización del festival desde hace dos años, destaca el buen nivel de los trabajos realizados en la provincia gaditana, entre los que hay un “buen número de comedias” ambientadas “en lugares muy distintos de la geografía española” pero que tienen como denominador común “ese toque del humor de aquí”.

Tres de los títulos que se podrán ver dentro del monográfico Realizaciones Gaditanas son del director Víctor Basallote. El realizador sevillano, que vive desde hace años en Jerez de la Frontera, firma MiMami, Junta Extraordinaria y Turno de noche, tres películas que, como apunta David Sánchez, “han sido producidas y rodadas en Cádiz con actores y equipo técnico gaditanos”.

La comedia cobra peso en el monográfico Realizaciones Gaditanas

El monográfico Realizaciones Gaditanas comenzó a gestarse el año pasado gracias a un acuerdo que el festival cerró con la asociación Cine Cádiz para dar un impulso y visibilizar la producción cinematográfica de la provincia de Cádiz, que normalmente no está suficientemente representada en festivales cinematográficos de la zona.

El panorama del cortometraje gaditano lo completan los títulos Casas de Citas, de Juanjo Palomeque; Chasquido, de Javier García; Cuéntale a alguien de mi, de Mariló Capita Mengíbar y Sara Gallardo López; Finder un juego de niños, de Pablo Gilez; La Fe y los valientes, de Apadis Algeciras; El Resurgir de la Bestia, de David Sorroche; Mezclados pero no revueltos, de Miguel García; Goyo, de Rafael Arroyo, y La Flor de Estambul, de David Sánchez.

La presencia del cine con sello gaditano en el Festival de San Roque de este año se completará con la proyección de la película 27 minutos de Fernando González Gómez, que está basada en la historia real de dos jóvenes gaditanos, conocidos como “los novios de Cádiz”, que fueron asesinados por la banda terrorista ETA a finales de los años 70.

No se incluye ningún cortometraje gaditano, sin embargo, en la sección oficial del Festival de este año. David Sánchez explica que ninguno de los trabajos de realizadores de esta provincia presentados a concurso “han superado los estándares” necesarios para pasar el filtro previo de selección de películas que optan a premio.

Sánchez, que también ha formado parte del equipo de preselección, asegura que ha sido realmente difícil decidir qué cintas integran la sección oficial porque se han presentado alrededor de 1.400 a concurso. Finalmente, optarán a los catorce premios del festival –entre ellos los de mejor director andaluz y mejor película andaluza– cuarenta y nueve títulos de países como Estados Unidos, Francia o Canadá, además de España.

Ocho películas andaluzas compiten en la 41ª edición del Festival Internacional de Cortometrajes de San Roque. Las hermanas Cristina y María José Martín firman Mi hermano Juan, una cinta protagonizada por Leonor Watling y que cuenta con la colaboración de Dani Martín y Coque Malla.

Ocho títulos andaluces compiten en la sección oficial del festival

También compiten en el festival de San Roque el corto de animación El Rayo que es capaz de acabar con el hambre, de Juan José Zanoletty; el thriller La Despedida, de Martín Crespo y La Pérdida, de Machu Latorre, protagonizada por Enric Benavent.

Se suman a los títulos andaluces de la sección oficial la inquietante El Buen Hijo de Pablo de Vila y Juan Francisco Ferre; Boutade de Dany Ruiz, centrada en la diversidad sexual y las relaciones familiares; el drama Tiempo añadido de David Comesaña, y Melón, del onubense Manu Báñez.

Leonor Waltling en la cinta andaluza ‘Mi hermano Juan’.

El Festival Internacional de Cine de San Roque, que nació hace cuarenta y un años como una semana de cine organizada por el cineclub local, está promovido y coordinado por el Ayuntamiento de este municipio campogibraltareño. La escuela de cine Enfoca, que lleva seis años colaborando con la muestra, se encarga desde hace dos ediciones de la organización del festival, que dirige, desde el ayuntamiento, César Aldana.

En esta nueva etapa, la organización se ha planteado, según explica David Sánchez, aportar “frescura” añadiendo a la tradicional programación cinematográfica “una serie de actos paralelos” que buscan abrir el festival e implicar más a la población en el desarrollo de la muestra.

En esta edición se incluye cine para niños, presentaciones de publicaciones cinematográficas y dos master class protagonizadas por la directora de casting de Cuéntame cómo pasó, María Acero, y la directora de cine Marta Astorga. Además, el Festival de San Roque ha querido compartir su espacio con el Festival de Cine Africano de Tarifa, que presentará el día 12 de junio una selección de cortometrajes de realizadores africanos, que, como explica Sánchez, “todavía cuesta que entren por sí solos en la sección oficial del festival”.


2 comentarios sobre “El Festival Internacional de San Roque apuesta fuerte por los cortos gaditanos

  1. Gran contraste entre el titular, diciendo que el festival apuesta fuerte por los cortos gaditanos, y luego David Sánchez explica que “ninguno de los trabajos de realizadores de esta provincia presentados a concurso ‘han superado los estándares’ necesarios para pasar el filtro previo de selección de películas que optan a premio”. Más bien parece que han creado una muestra fuera de competición para tener a la peña medianamente contenta.

    • Totalmente absurdo (y hasta miserable) asegurar que en toda la provincia de Cádiz no hay un solo realizador que presente trabajos que superen los estándares básicos… Esto es lo que pasa cuando se le da criterio de selección a personas que consideran de mala calidad películas como Bohemian Rhapsody porque “se le ven los cromas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *