avila
Alejandro Ávila

Élite. Así se llamará la segunda producción 100% española de Netflix. Y estará dirigido por un andaluz: el malagueño Ramón Salazar, al que Filmand tuvo la oportunidad de entrevistar en el Festival de Gijón. Tras Las chicas del cable, la plataforma norteamericana difundirá para todo el mundo un thriller adolescente de 8 episodios rodado en formato 4K.

Producido por Zeta Audiovisual, la serie se estrenará en 2019 y contará la historia de un elitista colegio llamado Las Encinas, en el que, de la noche a la mañana, todo cambia con la llegada de tres jóvenes de clase obrera, cuyo colegio ha sido devastado por un terremoto. La producción, que promete sexo prohibido y amores imposibles, y que es definida por los norteamericanos como “un drama efervescente, desinhibido y sensual”, pretende alcanzar a una audiencia potencial de 120 millones de personas en todo el mundo.

Para interpretar esta historia de niños bien y chicos de barrio, la serie contará con caras reconocibles como Jaime Lorente (Amar en tiempos revueltos) o María Pedraza (Amar) y Miguel Herrán (ganador del Goya a Mejor Actor Revelación en 2016 por A cambio de nada). Todo ellos han aparecido también en la exitosa serie La casa de papel. Élite contará también como Ester Expósito (Vis a vis), Mina El Hammani (El Príncipe), Omar Ayuso o Arón Piper. El elenco lo completan otros actores tan catódicos como Iztan Escamilla (Las chicas del cable), Miguel Bernardeau (Es por tu bien) o Álvaro Rico (Velvet Colección).

Salazar se encuentra en plena efervescencia creativa. Como nos reveló en nuestra entrevista en el Festival de Gijón, este es su primer proyecto televisivo, pero no el único, ya que está preparando (en ésta sí, como showrunner) sobre su Torremolinos natal. Salazar estrenó en Gijón su corto El Domingo y su próximo largometraje, La enfermedad del domingo, se verá en salas comerciales el próximo 23 de febrero.

“En La enfermedad del domingo muestro cómo las heridas de la infancia afectan al presente. El corto cuenta algo que ocurrió en la infancia y que cambio la vida de la protagonista para siempre. En el largometraje se cuenta lo que ha ocurrido justo después de aquel día: o qué pasó después de la que abandonó (la madre) y la abandonada (la hija). En nuestros traumas y en las relaciones con nuestros padres están todas las historias. Me gustan mucho las historias de madres con hijos. Y es que el personaje de la madre es el que más posibilidades tiene de contar historias a su alrededor”, explicaba.

Para el director malagueño, la supervivencia de un director de cine autoral como él se encuentra precisamente en “no cerrarse a ser exclusivamente un director de cine de autor. Prácticamente es imposible vivir solo de hacer películas de autor. He escrito las películas de Federico Moccia (Tengo ganas de ti, Tres metros sobre el cielo) y ahora he entrado a dirigir una serie de Netflix. Ser director de cine de autor no es una meta en mi vida: quiero estar donde pueda disfrutar y pasármelo bien. Después de una película tan intensa como La enfermedad del domingo, entrar en una serie de estas características supone virar en un terreno opuesto: pasas de estar escribiendo a estar localizando en una furgoneta. Me encanta escribir para otros”.

Asimismo, el director recuerda que, cuando él se marchó de Málaga, hace 20 años, “las opciones de hacer cine en Andalucía no son las que son ahora. Soy de una generación que se tuvo que ir para poder hacer cine. Estoy desarrollando un proyecto en el que está presente Torremolinos, sobre todo el que unió a mis padres. Mi madre es holandesa y mi padre es español, así que yo soy hijo del turismo de la Costa del Sol. Es una historia que siempre he querido contar y que ahora voy a tener la oportunidad de contar en forma de serie”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *