Ana Gámiz
Ana Gámiz

El Festival de Málaga enfila su recta final. En la penúltima jornada de la Sección Oficial, disfrutamos de tres propuestas con tres géneros diferentes: el drama de Últimos días en La Habana, el thriller de Plan de Fuga y la comedia de producción malagueña El Intercambio.

La mañana arrancó con cine cubano: Últimos días en La Habana. La película dirigida por Fernando Pérez, cineasta con una prominente carrera en documental y ficción, retrata una historia de amistad entre Diego, enfermo de sida a la espera del final de su vida, y Miguel, que lo cuida y sueña con emigrar a Estados Unidos.

Un relato que tiene como telón de fondo la decandencia de una sociedad, de una generación, que sonríe al presente sin ninguna, o muy poca, esperanza en el futuro. Jorge Martínez, actor protagonista, presentó el filme en rueda de prensa: “Lo que muestra la película es la Cuba de hoy, el director se mete dentro de la vena de la sociedad cubana”, explicó el intérprete.

Segundo largomentraje del día y segundo también para el director Iñaki Dorronsoro, que presentó  Plan de fuga, la producción española protagonizada por Luis Tosar, Javier Gutiérrez y Alain Hernández. En palabras del realizador ,“lo fundamental era que fuera entretenida”. Así nos encontramos con un thriller de atracos, persecuciones y mucha acción, pero también de amistad y fidelidad.

La Sección Oficial, esta vez fuera de concurso, retorna a Andalucía y más concretamente a Málaga. El que conozca el cine del director malagueño Ignacio Nacho ya sabrá que gusta del riesgo y con el largometraje El Intercambio lo deja patente. En el encuentro con los medios los protagonistas de la cinta parecían ponerse de acuerdo para catalogarla de “locura”, comedia “totalmente distinta” y hasta “lúgubre”. Cuenta la estrepitosa experiencia de un matrimonio convencional que decide hacer un intercambio de parejas.

El primer diálogo entre los personajes de Pepón Nieto y Natalia Roig es hilarante, el público rompía a carcajadas en la proyección del filme, al igual que el propio Hugo Silva, protagonista de la cinta junto a Rossy de Palma, que confesó en rueda de prensa: “En la primera secuencia me empecé a partir de risa y ya no pude parar”.

Durante la jornada del jueves se celebraron dos espacios con una mirada especial. De un lado, el ciclo Afirmando los derechos de la mujer, que cumple diez años y que este jueves hizo entrega de las Biznagas ganadoras de esta edición. De otro, el Encuentro de cine documental en Málaga que suma ya cinco ediciones, y que posa su mirada en un género que se está ganando un relevante espacio, por méritos propios, en el festival malagueño.

La tanda de galardones del día vinieron con nombre de mujer. Maribel Verdú recibió el Premio Belleza Comprometida y la cineasta peruana Claudia Llosa, afincada en España, fue reconocida con el galardón Eloy de la Iglesia, que rinde homenaje a los creadores actuales más osados e inclasificables. Llosa, directora del filme La teta asustada, Oso de Oro en Berlín en 2009, recibió el reconocimiento en una gala celebrada en el teatro Cervantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *