Alcances se acerca al medio siglo. Comenzamos un seguimiento de la 49ª edición del festival gaditano con un repaso de los mediometrajes de su Sección Oficial, que contará con la presencia de los andaluces María Cañas (‘Expo lio 92’) y Aurelio Medina y Daniel García Antón (‘Descanse en paz, Mr. Hopper’).

juan antonio bermudez
20 Jul 2017
Juan Antonio Bermúdez

El Festival de Cine Documental Alcances, decano de los festivales andaluces, celebra en Cádiz del 15 al 22 de septiembre su 49ª edición. Este año ha batido un récord de participación, desde que el certamen se especializara en documental en 2006. Se han presentado 296 películas, casi medio centenar más que el año anterior: 102 largometrajes, 51 mediometrajes y 143 cortometrajes.

Ya se conocen los títulos que participarán en sus secciones oficiales y en filmAnd vamos a ir presentando su programación, comenzando por un formato que a menudo queda descuadrado en los festivales y por su duración tiene menos posibilidades de exhibición: los mediometrajes. Estos son los medios que competirán este año por las caracolas gaditanas de Alcances.

 

25 cines/seg. (Luis Macías, 2017), 39′

Cine experimental y metacine de guerrilla en esta propuesta del artista audiovisual Luis Macías. Un conflicto de intereses entre director y la productora interrumpió este proyecto sobre cines abandonados. Uno de esos cines fue demolido. Pero la película siguió, integrando en ella todas esas incidencias para reforzar su discurso.

 

Amor residente (Ánder Duque, 2017)

El amor en los tiempos de las arrugas y la mala memoria. Las relaciones sociales, afectivas y amorosas en la tercera edad siguen siendo en gran medida un tabú social contra el que entra de pleno este emocionante documento rodado en una residencia del distrito madrileño de Arganzuela.

 

Consulta 32 (Ruth Somalo, 2017)

Más allá de los audiovisuales clínicos, la fibromialgia estaba prácticamente inédita como argumento cinematográfico hasta que Ruth Somalo decidió acompañar a una serie de pacientes afectadas en todo el proceso de esta enfermedad, tan poco conocida y reconocida, y en su tratamiento en el Hospital de la Ribera, en Valencia.

 

Descanse en paz Mr. Hopper (Daniel García Antón y Aurelio Medina, 2017)

Algo parecido a un biopic tan estrambótico como el mismo personaje al que retrata, el irregular y extravagante Dennis Hopper, presente en un puñado de títulos míticos (Apocalipsis Now, Terciopelo azul, Easy Rider…) y en muchos otros menos memorables. Trazan su perfil los habitantes del pueblo peruano de Chinchero, donde dejó huella con el rodaje de The Last Movie (1971).

 

Expo Lio 92 (María Cañas, 2017)

La Archivera de Sevilla regresa a un festival que le ha dado muchas alegrías con su inagotable fórmula videoguerrillera: resignificar a partir de materiales deconstruidos, piezas audiovisuales de todo origen y todo uso, un hito de la modernidad de la marca España: la Expo’92 y sus correspondencias históricas con el “descubrimiento” de América.

 

Judas (Juan Carlos Carrano, Raúl Capdevila y Raúl García, 2016)

Canto crespuscular a la Barcelona que se va o que se fue, la de las tascas multiculturales pero genuinas. Historia de un bar y de un tiempo que se fuga de una ciudad engullida por el turismo de masas.

 

El síndrome del vinagre (David Aguilar y Pello Gutiérrez, 2016)

Rodado en Guatemala y Euskadi, Ozpinaren Sindromea cumple entre el documento y la poesía visual un ritual sanador, pacificador, sobre un territorio llagado por la barbarie en el que las mujeres, su fuerza, vuelven a jugar un papel fundamental.

 

Un padre (Víctor Forniés, 2017)

Retrato intimísimo y honestamente despojado de la relación paterno-filial. El propio director, Víctor Fornés, se ha acercado a su padre con la cámara para comprender mejor los silencios que han marcado siempre su vínculo. Tras dos años de trabajo, el resultado es conmovedor.

 

*Imagen de portada: fotograma de Descanse en paz, Mr. Hopper.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *