Juan entrena
Juan Entrena

Tenía muchas ganas de empezar esta serie de textos y vídeos analizando alguno de los videojuegos que consiguen acercarse más a un producto cinematográfico. La línea que separa ambos artes, en todos los juegos que vamos a ver, es tan fina que, disfrutados de la forma más óptima (en el caso que nos ocupa sería con un equipo de Realidad Virtual), conseguimos tal grado de inmersión que nos podemos llegar a creer que somos el protagonista de la historia cinematográfica.

Ese es justo el motivo por lo que elegí Adr1ft como el primer juego que comenzaría esta tanda de textos. Evidentemente, si no sois seguidores asiduos o seguís los medios de prensa especializada, es posible que este juego os haya pasado desapercibido. La historia de Adr1ft nos sonará a todos los amantes del cine, del buen cine diría yo, o al menos el cine más premiado, ya que tiene muchas coincidencias con lo visto en Gravity (2013): personaje femenino, estación espacial como escenario y un problema a resolver, en ambos casos la supervivencia de nuestra protagonista.

Imagen de 'Adr1ft'

Imagen de ‘Adr1ft’

Aunque en Adr1ft el argumento se vuelve aun más enrevesado al tener que descubrir lo que ha pasado realmente con la estación espacial en la que estábamos trabajando junto a nuestros compañeros. Pistas en formato audio y texto que iremos recogiendo a lo largo de la aventura y que nos llevarán a cuestionarnos, en muchos momentos, si nuestro personaje, la comandante Alex Oshima, es realmente quien es o las razones por las que ha pasado el incidente.

Unido a la premisa argumental está el formato usado por el estudio para su jugabilidad: el tan mal llamado últimamente “walking simulator”. Este pseudo género ha dado algunas otras obras de arte como Firewatch, del que hablaremos en futuros textos, o Gone Home. Ambos juegos en los que la mecánica se basaba en ir avanzando, recorriendo el camino o buscándolo, superando pruebas y descubriendo nuestro destino. Como la vida misma.

Imagen de 'Adr1ft'

Imagen de ‘Adr1ft’

En el caso de Afr1ft las constantes son las mismas salvo que se ha añadido un componente que relativiza todo lo anterior: nos movemos en un entorno sin gravedad y con total libertad en los 360 grados. Dicho así puede incluso asustar, pero en apenas un par de minutos seremos capaces de movernos con soltura. Si le añadimos el uso de un sistema de Realidad Virtual, Adr1ft se transforma en una experiencia que liquida los límites entre el cine y el videojuego.

Realmente vamos a pensar que estamos ahí, moviendo nuestras manos como lo haría nuestra protagonista, sintiendo en muchos momentos el agobio de la falta de oxígeno al tratar de llegar de uno a otro lado de la base. Recordamos esas escenas de Gravity en las que Sandra Bullock se jugaba el tipo para llegar a la nave rusa. Adr1ft consigue ponernos en la piel de la comandante Alex Oshima en la búsqueda de su tripulación perdida, equipada únicamente con un traje de supervivencia que pierde oxígeno y sin más recuerdos que su propio nombre.

Sandra Bullock en un fotograma de 'Gravity'

Sandra Bullock en un fotograma de ‘Gravity’

Vamos a vivir un intenso drama personal por descubrir, como hemos avanzado antes, quien o que es el culpable de tan magna destrucción y esto nos va a llevar a conocer a los diferentes integrantes de la tripulación y sus diferentes motivos por los que se embarcaron en el proyecto. Estas interacciones se irán complicando según avancemos en la historia y en más de un momento nos recordarán a los giros dramáticos que vivimos en casi todas las películas de intriga actuales.

Por ese motivo quería empezar con este juego, no porque fuese una obra maestra, sino por la capacidad que tiene Adr1ft de integrar elementos vistos en el cine, como Gravity, al videojuego. Consigue crear ese mismo halo de misterio: ¿qué nos encontraremos cuando nuestra protagonista sea capaz de arreglar el sistema de comunicaciones de la nave? ¿Seremos nosotros los culpables del incidente? Os dejo que lo respondáis vosotros mismos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *