La actriz sevillana Beatriz Arjona estrena este viernes en Netflix ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’ (Jota Linares). Y nos brinda esta lista con las películas que la acompañarían en su cinéfila soledad insular

Beatriz-Arjona
11 Abr 2019
Beatriz Arjona

A continuación os comparto las cinco películas imprescindibles que me llevaría a una isla desierta, en el caso de tener un proyector de DVD y una pantalla en la isla, algo que no creo que se estile por esos lares. Aunque por pedir… que no quede.

 

 Una jornada particular (Ettore Scola, 1977)

Quizá no sea la primera película que me llevaría a una isla desierta, pero sí la más especial. Esta película me ayudó a acercarme al personaje de Maggie en la película ¿A quién te llevarías a una isla desierta? De Jota Linares. Me permitió entender su contexto y su situación. Jota fue quien me hizo redescubrir esta historia y disfrutarla como si fuera la primera vez. No todos los días un director te llama en pleno set de rodaje ‘La Loren de Triana’ (más quisiera yo).

El largometraje nos sitúa en el 6 de Mayo de 1938, durante el desfile de las fuerzas armadas italianas en honor a la visita de Adolf Hitler en Roma. Antonietta y Gabriele son dos vecinos que no asisten al desfile y que no se conocen hasta ese momento, sin que ninguno de los dos lo pueda prever, se encuentran dos formas de entender el mundo. Me quedo con el disfrute de sus miradas, sus silencios y sus sábanas blancas al son del viento italiano. La Loren es muy grande y el Mastroianni también.

 

Contra la pared (Fatih Akin, 2004)

El director alemán de ascendencia turca Fatih Akin me gana en casi toda su filmografía, pero en concreto esta película se lleva la palma para acompañarme en la isla desierta. Disfruto con los personajes, con el guion y con la historia, pero sobre todo con su maravillosa banda sonora.

De hecho, un año más tarde, Akin presentó el documental Cruzando el puente: Los sonidos de Estambul, que trata sobre la historia, los sonidos y los diversos estilos musicales de Estambul, parte de ellos incluidos en la banda sonora de Contra la pared. Resumiendo, si no conoces esta película ya estas tardando… Suena a que sería  la peli top en la isla.

 

Drácula de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992)

Drácula de Bram Stoker fue la primera película en versión original que vi. Me impactó tanto en aquel momento que creo que ni me di cuenta de en qué idioma hablaban los personajes. Ya de por sí me gustaban las historias sobre vampiros pero cuando las representaban todo era muy falso y alejado.

Esta película basada en la novela de Bram Stoker es una gozada para los sentidos visualmente hablando. Además, humaniza por fin al conde Drácula. Gary Oldman y Winona Ryder, forever. Se trata de una buena película de terror y amor, porque no todo va a ser relax en la isla desierta, ¿no?

 

Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985)

La elección de Regreso al futuro va con truco, porque ya me encargaría yo de meter en el mismo estuche todas las películas de aventuras de los ochenta y noventa. Indiana Jones, Los Goonies, Dentro del laberinto (¡Viva Bowie!), La princesa prometida, Willow, ET, La isla de La cabezas cortadas (siempre quise ser la hija de un pirata), Los Cazafantasmas

En fin, resulta imposible decidir y escoger una. Pero ya que la isla está muy desierta y hay mucho tiempo para pensar, como representación de todas ellas elijo Regreso al futuro, porque siempre quise tener un Delorean y aún sigo pidiendo a los Reyes Magos de Oriente un teletransportador. Algún día llegará… Su banda sonora tampoco está nada mal. Cine y música entre arena, cocos y mar.

 

 

Antes del atardecer (Richard Linklater, 2004)

En una isla desierta tendría poca conversación, pero de eso tiene de sobra esta película y sus otras dos compañeras (Antes del amanecer y Antes del anochecer) a modo de trilogía. Linklater ha filmado el amor. Los nueve años que separan una de otra es fundamental para entender la trascendencia de la trilogía. Dieciocho años entre la primera y la última donde los personajes crecen y se desarrollan en el tiempo real junto con el espectador.

Si solo me puedo llevar una de las tres (que ya me pasé escondiendo pelis en la anterior), me quedo con Antes del atardecer, por Paris, por lo que pudo ser y no fue y por esa librería Shakespeare and Company Bookstore donde todo vuelve a comenzar.

No podía faltar una muy buena historia de amor en el cine sobre un amanecer, atardecer y un anochecer. Aunque ahora que lo pienso todas las pelis de esta lista tienen en común: el amor. El amor por algo o el amor como motor. Será cierto que mueve el mundo… y las palmeras de una isla desierta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *