Celia Rico con Lola Dueñas y Anna Castillo
Marta Jiménez
Marta Jiménez

“Hay que rodar una película en un lugar donde te quieran”, revela la directora Celia Rico Clavellino que le dijo uno de los productores de su ópera prima, Viaje al cuarto de una madre. Por eso la directora sevillana cogió los bártulos desde su Barcelona residencial y se vino a rodar a su pueblo, Constantina, el pasado invierno.

Quería que Lola Dueñas, una de las protagonistas de su película, aprendiera a coser con su madre. También, rodar el ecosistema íntimo andaluz, el de la mesa camilla, sin querer hacer un retrato sociológico de su tierra. El resultado compite estos días en el festival de San Sebastián dentro de la sección Nuevos Directores.

Viaje al cuarto de una madre

Viaje al cuarto de una madre

El pasado martes por la tarde, el K2 donostiarra dedicó una larga ovación al finalizar el primer pase de la película en el festival. Lola dueñas abrazaba por los aires a su compañera de reparto, Ana Castillo, y a la directora del filme en una sala repleta en la que se encontraba parte de la familia de Rico. Muchos periodistas, críticos y público pusieron mensajes o notas de voz a sus madres al salir del cine. Algo que seguramente también harán muchos espectadores a partir del 5 de octubre, día en que la película llegará a las salas.

‘Viaje al cuarto de una madre’: La grandeza de las pequeñas cosas

Viaje al cuarto de una madre es una película intimista sin un solo artificio por centímetro cuadrado. Sus escenas respiran verdad gracias a una historia contada desde el menos es más y a la interpretación de dos actrices inmensas. Sencilla, directa, bien narrada, apelando a la biografía de cualquiera, sea hombre o mujer, el filme pone el foco en la relación de una madre y una hija que afrontan una nueva etapa de la vida en la que su mundo en común se tambalea. El duelo, la soledad, la dependencia… su metraje cuenta lo que no se ve pero se siente a través de la cotidianidad. De la grandeza de las pequeñas cosas.

Viaje al cuarto de una madre

Viaje al cuarto de una madre

La prensa y el público en San Sebastián se han rendido ante este viaje universal que casi todo el mundo ha realizado al menos una vez en su vida. Su directora se muestra feliz con las reacciones del público que está recibiendo y, sobre todo, “con que el público esté conectando con esta madre y esta hija”. Rico Clavellino es una mujer observadora a quien le importan los detalles. Su particular visión de esta historia, que parte de su propia biografía, está convirtiendo su debut en el largo en una carrera prometedora de directora con talento.

Celia Rico Clavellino comenzó como guionista y directora en 2012 con el multipremiado cortometraje Luisa no está en casa, seleccionado en festivales de cine como Venecia, Seminci, Málaga o Gijón. Además, formó parte del Short Film Corner del Festival de Cine de Cannes, ganó el Premio Gaudí al Mejor Cortometraje y el Premio del Collegi de Directors de Catalunya. También ha sido ayudante de la directora Claudia Llosa y dirigió la segunda unidad de su película No llores, vuela (2014).

Viaje al cuarto de una madre

Viaje al cuarto de una madre

Viaje al cuarto de una madre, cuyo guión participó en 2015 en el prestigioso Script Station Lab de la Berlinale Talent, está producida por Amorós y Arcadia, en coproducción con Pecado Films, Sísifo Films y Noodles Production, y cuenta con la participación de Televisión Española, Canal Sur y Movistar, así como con el apoyo del ICAA, la Junta de Andalucía, ICEC y CNC.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *