Juan Gabriel García
Juan Gabriel García

Parece una anécdota de otra época. Que dos cineastas plenamente consolidados en la industria coincidan localizando en Fort Bravo, un poblado del Oeste de Tabernas, Almería, la tierra que ha servido de escenario a las películas más recordadas del hoy admirado spaghetti western, solo nos ayuda a constatar que la tierra del Indalo vive la segunda mejor época de su brillante historia cinematográfica.

Época que únicamente queda ensombrecida por el fulgor vivido en la década de los 60, cuando Almería era conocida en la industria de los sueños como el Hollywood de Europa. En aquel tiempo Sergio Leone se convertía, muy a su pesar, en el padre de un subgénero que más de cincuenta años después no para de reinventarse.

Pues la anécdota a la que nos referimos, que tenemos el privilegio de contar en primicia desde filmAnd, la protagonizaron los directores Enzo G. Castellari y Jacques Audiard, que coincidieron en los estudios Fort Bravo mientras localizaban para sus respectivos filmes, que comenzarán a rodar en fechas muy cercanas.

Pero este encuentro cobra aún mayor relevancia porque ambos cineastas van a rodar películas del género western, el mismo que continuamente muchos se encargan de enterrar aludiendo a los tópicos, pero que no deja de alumbrar títulos recientes de enorme éxito y repercusión. Los odiosos ocho, The salvation, Bone Tomahawk, Los siete magníficos, Deuda de honor…, constituyen buenos ejemplos que confirman que el western sigue con el revólver listo para disparar.

 

Western con sabor francés

Jacques Audiard, responsable de películas muy valoradas en el cine europeo actual como Un profeta o Dheepan, cambia de registro y se adentra en un western muy prometedor, tanto por la historia como por el reparto que se le atribuye, un trío protagonista compuesto por Joaquin Phoenix, Jake Gyllenhaall y John C. Reilly.

La película se titulará, en principio, como la novela en la que se basa, The Sister brothers, escrita por Patrick deWitt. Cuenta la historia de dos hermanos que persiguen a un bandido por el desierto de Oregon. Uno de ellos se planteará si lo que hace tiene algún tipo de sentido.

The Sister brothers —para no confundirse la traducción sería “Los hermanos Sister”–, se encuentra en fase de preproducción y su rodaje se iniciará en unas semanas. El poblado Fort Bravo de Tabernas será su principal centro de operaciones en la provincia de Almería.

 

Keoma rises

Enzo G. Castellari, uno de los directores más destacados de la etapa gloriosa del spaghetti western, con títulos del género rodados en Almería como Mátalos y vuelve o Los locos del oro negro, entre muchos más, regresa a Almería para rodar la secuela de uno de los personajes más míticos del western europeo, Keoma, que encarnó Franco Nero, al que también se espera para esta nueva película.

La primera entrega de Keoma, que no se rodó en Almería, titulada igual que el nombre del personaje, se estrenó en 1976, en un periodo en el que las mejores películas del western europeo ya se habían hecho. Pero Castellari, de forma simbólica, sepultó el spaghetti western con la última gran obra de este subgénero, y que también es para muchos la mejor película de su director.

Han pasado 41 años y Keoma resucitará en Almería con el mismo tándem que le dio la vida, Castellari/Nero, y bajo el título de Keoma rises. Poco sabemos aún del proyecto. Conforme avancen las semanas se irán desvelando detalles. Por ahora se conoce que se encuentra en fase de preproducción y que en no mucho más de un mes iniciará su rodaje en los poblados de la provincia y otras localizaciones almerienses.

Castellari anunció su propósito cuando fue invitado por el Almería Western Film Festival de Tabernas, cita que evidencia la fuerza y nueva dimensión que ha ganado el western internacionalmente, para recibir un cálido homenaje en 2014. En aquella ocasión visitó algunas de las localizaciones en las que ahora se volverá a escuchar la orden de ¡acción! Y se gestó su futura colaboración, esta vez como actor, en un nuevo western, Stop over in hell, de Víctor Matellano, y que fue la película de clausura de la última edición del Almería Western Film Festival.

Keoma rises es el sueño de Castellari a punto de hacerse realidad, el anhelo por el que lucha desde hace muchos años y para el que ha tenido que sortear un sinfín de obstáculos. Se habló en su día de Sudáfrica y hace tiempo hasta de México pero no, la vuelta de Castellari al western  solo podía cristalizarse en Almería, en ningún otro espacio, en el hogar de esa fascinante locura, odiada y querida por igual, llamada spaghetti western.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *