avila
Alejandro Ávila

Una película silente de Carlos Rivero. Así se presenta El tiempo nos hará libres, el ‘work in progress’ del director sevillano, con el que se inaugura el Festival Internacional de Jóvenes Realizadores de Granada (FIJR) este martes 17 de abril.

El autor de obras como Las cosas o El misterio de Aarón, ambas estrenadas en el Festival de Cine de Sevilla, contará este martes con música de piano y en directo interpretada por Jonay Armas, compositor de La estrella errante (Alberto Gracia) y Europa (Miguel Ángel Blanco).

El tiempo nos hará libres, dirigida y editada por Rivero y protagonizada por Lydia Quintanilla, es “una película que dialoga conmigo de una manera misteriosa. Sé que intenta decirme algo. ¿Qué es una relación? ¿Por qué dos personas se quieren? ¿Por qué amamos?”, cuenta el propio director.

Con la búsqueda de la belleza como guía desde la que explorar nuevos caminos narrativos, sus creadores proponen una fusión entre lo cinematográfico y lo musical que servirá de aperitivo para una semana de cine. La inauguración tendrá lugar en el Centro Federico García Lorca, sede principal del FIJR. Las entradas podrán recogerse de manera gratuita en horario de taquilla.

Carlos Rivero confiesa no entender a las personas, “pero las filmo y las convierto en otra cosa. No entiendo el amor, pero lo filmo y fluye de otra manera. Filmo y resignifico. Y eso se convierte en un camino que transitar. Un más allá de este mundo. Un más acá sagrado”.

Todo es un reinicio

De manera bastante hermosa, el director sevillano considera que “todo es un reinicio. Siempre que cojo la cámara, lo hago por primera vez. Siempre que empiezo una película es mi primera película. No hay lugar para la experiencia, el cine siempre es un niño descubriendo el mundo”.

El compositor, Jonay Armas, cuenta que “cuando le propuse a Carlos crear algo juntos, no sabía hacia donde iba a conducir sus imágenes. La única idea inicial era hacer una película muda y mi único deseo era acompañarla a través del piano. La unión de la música y las imágenes forma una alquimia especial que he intentado perseguir toda mi vida y a la que llamamos cine, de alguna manera como sinónimo de magia”.

El tiempo nos hará libres.

Según Armas, “tratando de lidiar con seis años de intensos recuerdos, Carlos acaba encontrando en lo filmando una película de aventura, un viaje que atraviesa Madrid, Asturias y llega hasta Edimburgo. Una historia de amor que comienza llena de sol y termina en la nieve, en un lugar indeterminado que tiene más que ver con el sueño que con lo real. Lugares compartidos que sólo existen en la memoria”.

Carlos Rivero cuenta con una extensa filmografía, estrenada en festivales, premiada y reconocida por revistas del sector cinematográfico, como Magnolia o Caiman. Ha sido nominado en dos ocasiones a los premios Asecan por Ouroboros y La inmensa nieve, que fue seleccionado para festivales como el Festival de Málaga, Cineuropa, Zinebi o Filmadrid.

El festival se extenderá hasta el domingo 22 de abril con una programación heterodoxa que multiplica sus espacios, invitados y actividades. Habrá cabida para clases magistrales, mesas redondas, encuentros con realizadores, cine en las aulas, cortometrajes y óperas primas de reconocido prestigio internacional.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *