El Polo de Contenidos Digitales de Málaga cumple dos años. Su objetivo es facilitar el impulso a nuevas empresas con un denominador común: deben generar contenidos digitales

Néstor Cenizo
6 Jun 2019
Néstor Cenizo

Tres grandes rodajes malagueños concentran su cuartel general en apenas unos metros cuadrados. En el Polo de Contenidos Digitales de Málaga tienen oficina las productoras Fresco Film, Plano a Plano y Áralan. En los carteles que cuelgan de cada puerta, los proyectos en los que están implicadas: Warrior Nun, la serie que Netflix rueda en Málaga; Toy Boy, el thriller de Atresmedia sobre el mundo de los strippers; y The power of love, el biopic de Celine Dion cuyo rodaje malagueño adelantó en exclusiva Filmand.

El Polo de Contenidos Digitales, que acaba de cumplir dos años, aloja estas tres empresas y muchas otras con un denominador común: deben generar contenido digital. Aquí hay un buen puñado de compañías del sector audiovisual, desde las que se dedican a los contenidos de realidad virtual a las especializadas en efectos especiales. Algunas se han ganado su hueco a lo largo de los años, como las tres productoras, Medina Media o Massive Gravity, que ha participado en los efectos visuales de Capitana Marvel. Pero la mayoría son proyectos que recién comienzan, y a los que el Polo facilita un espacio, herramientas y contactos para el despegue.

Celine Dion

“El Polo es una gran oportunidad para empezar”, explica Ignacio Arnedo, director creativo de 10 Bajo Cero. Fotoperiodista de formación, su empresa realiza trabajos de post-producción audiovisual y lleva diez meses instalada en el Polo. “Que te den los medios para empezar se agradece, porque tienes que estirar mucho los presupuestos”, explica. Para una pequeña productora, es imposible disponer de los equipos de grabación que ofrece el Polo.

Además, la mera presencia en este espacio pone en contacto a empresas complementarias y genera proyectos comunes. Por ejemplo, 10 Bajo Cero ya ha colaborado en varios proyectos con Happynet, una agencia de comunicación cinematográfica que se instaló en el Polo atraída por el auge del sector audiovisual en Andalucía y en Málaga y decidió ampliar su cartera de servicios a la representación de actores y actrices. “En esta efervescencia audiovisual, nos dimos cuenta de que hay muchos actores y actrices malagueños”, comenta Rubén Codeseira.

Una sala del Polo Digital de Málaga

Es habitual que surjan colaboraciones y proyectos conjuntos, porque se trata de empresas complementarias funcionando en un espacio compartido. El Polo de Contenidos Digitales pretende ser un espacio vertical que integre empresas dedicadas a las distintas fases de la generación de contenido digital.

22 empresas en preincubación

El Polo de Contenidos Digitales es un proyecto impulsado por el Ministerio de Industria, red.es y el ayuntamiento de Málaga, en el que también colabora la Universidad de Málaga. Cada una de estas instituciones ha aportado algo para que el proyecto funcione. El potente material que tienen a su disposición las startups lo puso el ministerio. El espacio, en la Antigua Tabacalera, está cedido por el ayuntamiento, que sufraga también el coste de funcionamiento del Polo. La Universidad tiene varios proyectos y ha creado seis cátedras que dan contenido académico al Polo.

El objetivo común es establecer un espacio para “el emprendimiento, el connect-working, la innovación creativa y la formación avanzada”, según se define el propio Polo. O, como resumen sus responsables, disponer de una “aceleradora vertical” con el objetivo final de crear empleo vinculado a la industria de los contenidos digitales.

Capitana Marvel Blockbuster del 2019

Capitana Marvel

Hay “tractoras” como Fresco Film, Genera Games o los Vodafone Giants, que ejercen de imán e impulso, pero el grueso de las empresas del Polo son las startups. Durante los seis meses de pre-incubación, los proyectos tienen un espacio gratuito, y pueden usar todo el material del Polo o recurrir a expertos a nivel nacional. Las 22 empresas en fase de preincubación se renuevan en octubre y mayo, y después pasan por una incubación de hasta 12 meses, con un coste mínimo por disponer del espacio. La última fase es la de “aceleración”.

A lo largo de todo el itinerario se ofrecen también cursos gratuitos de primer nivel vinculados a los contenidos digitales. Como máximo, una nueva empresa puede pasar 24 meses en el Polo, en los que estarán tuteladas por expertos en emprendimiento digital.

Proyectos con resultados inmediatos

Algunos de estos proyectos dan resultados casi de inmediato. Hace apenas unas semanas Mecenas 2.0, Feeel, 3intech y Krill Audio (las cuatro alojadas en el Polo) presentaron la primera experiencia inmersiva de realidad virtual del Museo Nacional del Prado. La exposición “El Gabinete de descanso de Sus Majestades” evoca uno de los espacios más singulares del Prado: la sala 39 del edificio Villanueva, donde desde 1828 colgaron hasta 44 cuadros, y la pequeña estancia anexa, que se habilitó como lugar destinado a la higiene personal. En paralelo, la web del museo ofrece la experiencia gamificada y virtual de la sala 39, a través de la cual se podrá viajar a los años 1828, 1867 y 1936, momentos representativos de la Historia de España y del propio museo.

‘Las históricas aventuras de Daniela’, un proyecto en el que participa Krill Audio

Este proyecto resume la esencia del Polo de Contenidos Digitales. Establecer sinergias entre emprendedores con un nexo común: la creación de un contenido digital.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *