redaccion
Redacción filmAnd

Un guionista con problemas éticos y emocionales protagoniza Problemas de guion, el nuevo cortometraje de Bernabé Bulnes, director sevillano que ya llamó la atención con sus anteriores obras, Triada y Un hombre solo. Cuenta en este caso con actores debutantes, formados en el Laboratorio de Interpretación de Sebastián Haro y este nuevo corto, que se estrena este jueves 30 en el Multicines Los Arcos de Sevilla, es también el primer proyecto de la productora Rakia Films. Hemos tenido la suerte de entrevistar  a Bernabé para filmAnd y este es el resultado de esa conversación.

filmAnd (fA): ¿De qué va Problemas de guion? ¿Nos podrías resumir su argumento en cien palabras?

Bernabé Bulnes (BB): Problemas de guion va de un joven guionista que, después de haber escrito un guión sobre los atentados del 11-M en Madrid y habérselo ofrecido a unos compañeros para que lo produzcan, se arrepiente y decide que no quiere que lo rueden. Al principio parece que su rectificación se debe a razones éticas, pero poco a poco vamos descubriendo que en el fondo tiene heridas emocionales que aún no ha conseguido cerrar del todo.

fA: ¿Cuánto hay de autobiográfico en esta historia de un guionista que se plantea cuestiones éticas a la hora de contar una historia tan extrema como un atentado terrorista?

BB: Hay mucho de autobiográfico, pero no tanto por la historia que se cuenta como por las cuestiones morales que se plantean en ella. Lo que comparto con Santi es ese mosqueo con el mundo en general y con el mundillo del cine en particular. Un mosqueo que, aunque ya lo he superado, años atrás me encendía mucho. De hecho la idea de hacer este corto surgió de un enfado que tuve tras visionar el cortometraje Salvador, historia de un milagro cotidiano, que ganó el Goya en 2008. No entendía cómo una historia con un mensaje tan simplista y confuso podía haber convencido a tantos jurados de festivales y a los propios académicos del cine español. Después, con el tiempo, he llegado a comprenderlo un poco más, pero las reflexiones a las que me indujo aquel mosqueo me parecieron interesantes para reflejarlas en Problemas de guion. Incluso hoy en día, después de haber rodado el corto, sigo reflexionando sobre el tema. Una de las conclusiones a las que he llegado es que en nuestra sociedad y nuestra cultura actual damos un valor desorbitado a lo emocional, lo cual puede llegar a ser hasta peligroso, pues la emoción tiene un gran poder embaucador. A través de la emoción intentan vendernos un perfume, comprarnos un voto o conmovernos con una historia con dudosos planteamientos morales.

fA: Has trabajado con alumnos del taller de interpretación ante la cámara de Sebastián Haro: Carlos Bernardino, Gracy Jaramago, Doncho Montero y Avelino Piedad. ¿Cómo ha sido el trabajo con ellos? 

BB: El trabajo con ellos ha sido muy cómodo. Primero, porque, como doy clases en el Laboratorio, los conocía ya bien y sabía lo que cada uno podía aportar. Y segundo, porque Sebastián los tiene bien preparados. Hay muchos actores que, a pesar de tener dotes interpretativas, cuando les plantas delante una cámara se bloquean o simplemente obvian ciertas cuestiones técnicas que a la hora de hacer cine o televisión hace falta tener en cuenta. En este caso, ese problema me lo he ahorrado.

fA: ¿Es muy diferente a trabajar con actores con más experiencia? ¿Te ha dado más libertad o menos?

BB: El único problema que tuve con ellos fue a la hora de ensayar. Como rodamos en verano, estaban casi todos ocupados trabajando en Isla Mágica o en algún otro trabajo estival. Y claro, no teníamos presupuesto para pagarles y compensarles que se ausentaran del trabajo, por lo que tuvimos que hacer encajes de bolillo para ensayar e incluso para rodar. Costó tener a los cuatro protagonistas en el mismo lugar y al mismo tiempo…

fA: Habéis conseguido la financiación a través de una plataforma de crowdfunding. ¿Es la primera vez que recurres a esta vía? ¿Crees que es una alternativa real a las vías tradicionales de producción?

BB: Sí, es la primera vez que hacemos una campaña de crowdfunding y la experiencia ha sido muy positiva. Hasta ahora la financiación de los cortos que he dirigido los he financiado yo mismo y aún ando pagando el préstamo que pedí para el último. La financiación colectiva te ahorra arriesgar tanto dinero de manera particular y además te obliga a plantearte el proyecto desde el principio de otra manera, pues tienes la obligación de comunicar de antemano a mucha gente lo que quieres hacer. En España aún no tenemos mucha costumbre de acudir al crowdfunding y de apoyarlo, pero espero que poco a poco se vaya haciendo más normal y generalizado. Es una manera estupenda de hacer posibles iniciativas que de otra forma tendrían difícil salida.

fA: Es el primer proyecto de Rakia Films. ¿Qué línea queréis seguir con esta productora?

Rakia Films ha recogido el testigo de LonPin Films, que fue el nombre bajo el que hice mis proyectos durante los últimos diez años. En este tiempo he aprendido mucho sobre el cine en general y sobre mi trabajo en particular. La idea es usar todo ese aprendizaje en las producciones que hagamos con Rakia. Una de las lecciones principales es que, cuando se trata de producir obras artísticas, si haces algo en lo que crees y que de verdad te gusta, tanto el proceso como el resultado final son muchos mejores. Así que trataremos de centrarnos en hacer producciones fieles a nuestros gustos y nuestros ideales. Y hablo en plural porque, a diferencia de mi etapa con LonPin, esta vez emprendo el viaje muy bien acompañado. De momento, además del estreno y la distribución de Problemas de guion, tenemos en perspectiva comenzar a mover mi primer proyecto de largometraje, que es algo que llevaba años encallado pero que ahora por fin parece que empieza a fluir.

Imágenes: Rakia Films


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *