avila
Alejandro Ávila

Breve, concisa. Al grano. Como Ingrid García-Jonsson, la homenajeada de la noche. El Festival de Huelva arrancó la noche del viernes con una gala dinámica, donde apareció la mismísima Lola Flores sobre el escenario. No, no fue un milagro, sino su reencarnación en la piel de Mariola Fuentes.

La actriz marbellí fue la presentadora de la gala. Y aludió a su reciente papel en la serie Arde Madrid, de Paco León y Anna R. Costa, interpretando a La Faraona. “Lo mismo te arde Madrid, que te arde Huelva. Este festival me da muy buen rollo. No sé si será por la cantidad de películas maravillosa o la cantidad de gente que pasa por aquí… hasta Colón estuvo aquí”.

Por el Colón de Oro, precisamente, van a luchar diez películas de los dos lados del ‘charco’, entre ellas tres coproducciones andaluzas como Miriam miente (Natalia Cabral, Oriol Estrada), La noche de 12 años (Álvaro Brechner) y El hijo del acordeonista (Fernando Bernués), enfrentándose a obras como Los últimos, El Piedra, Las herederas, El ombligo de Guiedani o Restos de Viento.

Gala de Inauguración del Festival de Huelva. Foto: Alberto Díaz

El director del Festival de Cine Global Dominicano, Omar de la Cruz; la directora del Festival de Cine Español de Ámsterdam, Virginia Pablos; el actor y productor Carlo D’Ursi; y la directora Celia Rico (Viaje al cuarto de una madre) serán los encargados de decidir quién se lleva el codiciado premio.

Argentina, Colombia, México, Uruguay… pero sobre todo la República Dominicana. El caribeño  es el país invitado de esta edición del festival y que cuenta con “una cinematografía incipiente, que no solo genera cine propio, sino que atrae muchos rodajes”, en palabras del propio director del festival, Manuel H. Martín.

Virginia Pablos, Carlo D’Ursi,Omar de la Cruz, Celia Rico

El momento estelar de la gala llegó con la homenajeada, Ingrid García-Jonsson, que recibió el premio Luz, y que presenta película en le festival, la ópera prima Ana de día, de Andrea Jaurrieta.

La intérprete sueco-andaluza recibió el premio de manos de Santi Amodeo, a cuyas órdenes ha trabajado en Yo, mi mujer y mi mujer muerta, y la joven Ester Expósito, “es un placer entregarte este premio, que sigas brillando”, le deseó.

 

Con su habitual humor, García-Jonsson espetó que el galardón “pesa más que mi carrera. Ya he empezado a decir tonterías. Por eso, traigo chuletita”.

 

Ya con la chuleta por delante, contó que nunca se espera que le den un premio, que la hacía mucha ilusión y que el trofeo la invitaba a “replantearme mi carrera”. Recordó que su primer trabajo profesional, “remunerado”, fue en Lationamérica. “En el avión pensaba: ¿Qué hace una sueca en Argentina?”. No sabía que me iba a sentir tan acompañada al llegar. Así que ahora siempre que me salen trabajos al otro lado del océano, lo hago con ilusión”.

 

Y añadió: “Es una palmada en el hombro, una apuesta del festival por mi futuro, espero estar a la altura. Espero poderle devolver al cine todo lo bueno que me ha dado. Viva el cine y el cine iberoamericano”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *