Juan entrena
Juan Entrena

por Juan Entrena
Especialista en videojuegos

La franquicia Assassin’s Creed es una de las más populares y prolíficas del mundo de los videojuegos. Con el lanzamiento del último título de la saga, Assassin’s Creed: Syndicate hablamos de más de 16 títulos entre entregas oficiales y spin-offs. Las más de 75 millones de copias vendidas en su conjunto fueron suficientes para que la empresa Ubisoft se embarcase en el macroproyecto de llevar el videojuego a la gran pantalla.

La saga siempre ha levantado pasiones; su argumento hila fino entre la lucha eterna del bien, los asesinos que controlaremos, contra al mal, los templarios y la corporación Abstergo. Podríamos decir que, en algunos casos, su jugabilidad es repetitiva y trivial, pero nos seguiremos quedando enganchados delante de la pantalla gracias al concepto de narrativa de ficción histórica que se nos presenta de una forma magnífica, con la introducción de personajes históricos reales como Leonardo Da Vinci o, haciendo uso de las recreaciones paisajísticas y urbanísticas de las grandes ciudades históricas en sus fechas clave.

Acontecimientos tan importantes como la Guerra de Independencia de Estados Unidos o la Revolución Francesa han sido minuciosamente recreados en anteriores entregas de la saga. Ya hemos visitado lugares como Jerusalén, Damasco y San Juan de Acre en el tiempo de las Cruzadas en la primera entrega, nos hemos sumergido en pleno Renacimiento italiano recorriendo los tejados de Florencia o visitando el mismísimo Vaticano (Assassins Creed 2), y hemos partido de Roma, pasando por Constantinopla, hasta llegar a Granada y, más concretamente, a La Alhambra, enclave donde se desarrolla una parte importante de una de las expansiones de la segunda entrega de Assassin’s Creed (Assassin’s Creed 2: La Hermandad).

La Alhambra en Assassins Creed 2: La Hermandad

Y, como granadino que soy, fue toda una sorpresa poder sumergirme en un videojuego que me permitiese conocer, aunque de forma virtual y seguramente con poco rigor histórico, uno de los monumentos más importante de Andalucía y, por ende, de España. Recorrer un Patio de los Leones recreado por ordenador, repleto de personajes, lleno de vida, alejado de la imagen actual de edificio vacío, me hizo volver a visitar La Alhambra y verla con otros ojos. Contemplaba las almenas de la Alcazaba y, gracias a la experiencia vivida con el videojuego, podía hacerme una idea de cómo pudo ser el día a día de la fortaleza nazarí. Porque los videojuegos, además de diversión, pueden abrir caminos a la imaginación y, como en este caso, nos permiten disfrutar de un lugar tal como pudo ser en su época de máximo esplendor.

Por ese motivo, en el momento en que anunciaron que el universo de Assassin’s Creed se llevaría al cine y que gran parte de la acción se enmarcaría en Andalucía, la expectación por mi parte fue máxima. Viniendo del mundo de los videojuegos y siendo un enamorado de la historia, sabía que unir una fecha, 1492, y un lugar, la Andalucía de los Reyes Católicos, no podía traernos nada negativo. Aunque la historia fuese aburrida o el planteamiento histórico, que ya conocemos como funciona Hollywood y las licencias que se traen con fechas y hechos, no fuese correcto, el simple hecho de poder disfrutar de las obras arquitectónicas más importantes y de los paisajes de nuestra comunidad ya era un regalo, sumado a la promoción de nuestro patrimonio cultural que se consigue al unir ambos en una superproducción.

Tenemos que agradecer al director de la película su empeño en rodar en ubicaciones reales, alejadas todo lo posible de las imágenes realizadas por ordenador (CGI). Malta, y más concretamente La Valeta, fue la ciudad elegida para recrear en gran medida las escenas que mostrarían la Andalucía del año 1492; sin embargo,debemos destacar que parte de las escenas de acción se trasladarían a Sevilla y Almería.

La Giralda en el tráiler promocional (Foto extraída del tráiler)

En la capital andaluza, y gracias a una mezcla de imágenes reales y CGI, recorremos virtualmente y a vista de pájaro la Sevilla del Renacimiento. Vemos la Giralda original, alejada de la imagen errónea que la productora nos mostró en el primer tráiler promocional de la película, donde podíamos ver el monumento en su aspecto actual, una construcción con el aspecto que tenía al finalizarse las obras del conjunto catedralicio en 1568, y no casi 100 años antes, momento en que ambienta la película. Este pequeño error histórico casi consigue que cualquier sevillano que viviese en el centro pudiese reconocer su casa en el cine.

Los protagonistas en los tejados de La Valeta (Foto 20th Century Fox)

El equipo de producción consiguió transformar La Valeta en esa Sevilla renacentista que fue nexo de unión entre América y Europa. El casco antiguo de la ciudad maltesa recuerda al de cualquier ciudad europea de la época y creemos que, por ese motivo, fue el elegido para trasladar la ciudad hispalense a la gran pantalla. Aun así, se llegaron a transformar algunas calles de la ciudad de Sevilla en un set de rodaje para grabar algunas escenas y  planos aéreos  antes de viajar a Almería, provincia que se está haciendo cada vez más fuerte en cuanto a rodajes internacionales se refiere. El famoso auto de fe que aparece en el título, y que tantas críticas ha acaparado por parte de los historiadores, se grabó también en Malta, más concretamente en el Fuerte Manoel, que goza de unas vistas impresionantes de la capital maltesa.

La producción de marchó a Almería (Foto 20th Century Fox)

Gracias a la riqueza paisajística de la provincia de Almería, el rodaje de Assassin’s Creed se trasladó al desierto de Tabernas, la Sierra Alhamilla de Pechina y el parque natural de Cabo de Gata-Níjar, localizaciones perfectas para reflejar la multitud de escenas de acción que contiene el videojuego y que debería recrear el director Justin Kurzelsi quería serle fiel. Muchas de estas localizaciones ya se han utilizado en otras series y películas, desde Juego de Tronos a Conan el Bárbaro, por lo que podemos decir que ya son un clásico en la historia del cine.

Y, aunque en la gran pantalla aparece La Alhambra de Granada, una de las localizaciones españolas que comparten videojuego y película, no se pudo rodar en el monumento, por lo que la productora decidió grabar numerosos planos, tanto aéreos como interiores, de los Palacios Nazaríes, para luego realizar una copia exacta en sus platós. Un mal menor si lo que importa es que el espectador reconozca los lugares históricos en los que transcurre la película.

La recreación de La Alhambra en el set de rodaje (Foto 20th Century Fox)

Que una película tan importante para los amantes de los videojuegos como es Assassin’s Creed se haya ambientado en Andalucía sin duda ayudará a seguir promocionando nuestro patrimonio cultural y paisajístico. Cualquier amante de la saga, en el momento en que se siente en su butaca del cine, se sentirá transportado a un tiempo en el que Sevilla y Granada eran casi el centro del mundo.

Fuente imágenes:
20th Century Fox  http://www.fox.es/


Un comentario sobre “Andalucía, la localización perfecta para Assassin’s Creed

  1. Es un orgullo que Andalucía y más concretamente Granada, empiece a ser tomada enserio para grabar localizaciones del mundo del cine. Como bien dices ayuda a seguir promocionando nuestro patrimonio cultural y paisajístico que es bastante importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *