Participantes en el certamen de documentales rápidos del cincuenta Festival Alcances.
Javier Miranda
Javier Miranda, director artístico de Alcances

Alcances cumple medio siglo, aunque el dato no sea del todo cierto. Permanece en la mitología del Festival el fechar su recorrido desde el mítico 1968 aunque en verdad esa edición inicial nunca se celebró. Media hora antes de su primera actividad, la autoridad competente, que entonces mandaba mucho en nuestro país, prohibió la semana entera. Tal vez este arranque tan poco prometedor marcó la historia alcancera, convirtiendo la festival en un superviviente muchas veces dado por muerto pero que desde entonces nunca ha faltado a su cita con los gaditanos.

Parte del secreto es haber sabido adaptarse a los tiempos audiovisuales y culturales de la ciudad. Empezó como una muestra que hoy llamaríamos transversal, pues ofertaba bastantes disciplinas artísticas, no solamente cine. A partir de 1979 se convierte en un festival cinematográfico.

Tras diversas etapas, desde 2006 es un festival eminentemente documental y centrado en la producción española. Nuestra suerte fue que no sabíamos lo que estaba a punto de ocurrir en el documental nacional: la eclosión de una generación que lo iba a llevar a unas cotas asombrosas de creatividad, sorprendentemente ninguneada dentro de nuestras fronteras pero que en otros países monopolizan premios y reconocimientos.

 

Referente del documental español

Alcances se ha consolidado en esta década como el referente del documental español, creando además de las proyecciones un punto de encuentro entre todos estos y estas cineastas, muy demandado por ellos y ellas. Y esto luchando contra las dificultades propias de estos malos tiempos para la lírica cultural. Pero cuando se cumple medio siglo hay que ser positivo y mirar todo lo recorrido estos años, y gozarse y festejar que un evento cultural haya llegado tan lejos.

El Festival Alcances ha avanzado así con un pie en la ciudad (porque sus fundadores siempre tuvieron claro que había que priorizar la asistencia del público antes que el glamour y las alfombras rojas) y otro en traer el mejor cine del momento. Si hubo épocas en su historia que la programación prácticamente consistía en traer películas que no se veían en Cádiz, ahora al centrarse en el documental de creación español se dedica a un tipo de películas que no se ven prácticamente en ningún sitio.

Fernando Quiñones. Cincuenta años del Festival Alcances.

Fernando Quiñones. Cincuenta años del Festival Alcances.

A pesar del apoyo de festivales, nacionales e internacionales, y de formar parte cada vez en mayor número de las programaciones de centros especializados, el cine documental español más creativo e inquieto, tanto temática como formalmente, está ninguneado por la distribución y por las televisiones. Internacionalmente triunfa en festivales prestigiosos pero que no están en el radar de los grandes medios de comunicación, que siguen pegados a Venecia, Cannes, etc.

El pesimismo de los artículos sobre la escasez o directa ausencia de cine español en estos mediáticos festivales no tiene en cuenta que en BAFICI o Locarno, por poner dos grandes ejemplos, este “otro cine”, de gran riqueza, copa programaciones y premios. Mientras esto ocurra, festivales como Alcances tenemos casi el deber moral de seguir dándole escaparates donde puedan verse.

Logotipo original del Festival Alcances diseñado por Fernando Quiñones.

Logotipo original del Festival Alcances diseñado por Fernando Quiñones.

Su objetivo: acercar la cultura audiovisual a Cádiz

Así, Alcances sigue siendo fiel al espíritu con que fue creado de acercar –“alcanzar”- la cultura audiovisual a los gaditanos- y a la vez servir de puente de difusión al cine más inquieto del momento, que en la actualidad es el documental de creación español. Un festival que forma parte de la idiosincrasia de la ciudad, que mucha gente ha hecho suyo, lo que lleva a desajustes, como críticas a los cambios, caso del estratégico que hemos hecho este año, dejando sedes emblemáticas pero que ya no eran operativas como el Teatro Falla, y centrando todas las actividades, incluyendo las proyecciones, en el Espacio de Cultura Contempóranea (ECCO) de Cádiz.

Un espacio que concentrará todo el festival y creará un punto de encuentro absoluto, al estar todo Alcances allí. Así, creamos uno de los giros estratégicos que han marcado este medio siglo y que demuestra los reflejos de los diferentes equipos de organización para amoldarse a las circunstancias. El resultado se podrá ver en Cádiz entre el 28 de septiembre y el 6 de octubre en una edición que será diferente por las novedades y lo emblemático del cumpleaños y que a la vez será una más en la lucha por seguir cumpliendo año tras año.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *